La “felicidad” como intangible en los equipos

En el último CommunityPost del Project Management Institute (PMI), Brian R. King reflexionaba sobre la importancia para un Project Manager de que tanto él como su equipo tengan una actitud positiva y sean “felices” en el desempeño de sus funciones. Sin duda, las reflexiones que plantea no sólo aplican a la gestión de proyectos sino a la gestión de cualquier equipo de personas y, en particular, a la gestión de un equipo de SI/TI. En este contexto, la “felicidad” no siempre es protagonista debido a la tensión-presión a las que habitualmente se está sometido.

Así pues, como intangible valioso cuya ausencia puede afectar seriamente al rendimiento de los equipos de trabajo, vale la pena reflexionar unos momentos sobre algunos valores de la “felicidad” de las personas y los equipos.

Actitud: La felicidad personal empieza con una actitud positiva. Es decir, uno puede elegir incrementar su felicidad siendo optimista en la interpretación y explicación de las experiencias diarias.

Paciencia: La paciencia es una virtud, pero también una gran herramienta. Encontrar tiempo para hacer una pausa, reflexionar y pensar en una situación difícil, permite transformar respuestas potencialmente negativas en respuestas mesuradas. Aprender de las situaciones complicadas y positivar las respuestas puede ayudar a difuminar el stress de la situación, a potenciar la creatividad y a ser eficaz resolviendo problemas.

Gratitud: La felicidad puede contagiarse. Al tomarse tiempo para agradecer las contribuciones de los demás, le estamos diciendo que son importantes por sus acciones. Y cuando alguien se siente importante, su autoestima y bienestar emocional aumentan.

Como dice King, la felicidad personal es una combinación de actitud, liderazgo personal y saber asumir la responsabilidad de uno mismo, de sus acciones y de su trabajo. No se trata de una aceptación pasiva de lo que sucede alrededor, sino de un estilo de vida activo en el que uno mismo se desafía diariamente y se compromete en convertir su visión en una realidad, respetando a quienes le rodean.

Lo dicho, a ser felices y disfrutar trabajando!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *